¿Cómo pagar deudas sin dejar de ahorrar?

28 de Noviembre de 2019

Pagar deudas y ahorrar al mismo tiempo además de ser posible, es un hábito que te ayudará a tener una mejor calidad de vida. Aunque no es un propósito sencillo, se puede lograr si equilibras mejor tus finanzas, encontrando la diferencia que existe entre lo que ganas y lo que gastas.

Te mostramos 4 pasos que te enseñarán cómo pagar tus deudas y ahorrar al mismo tiempo:

  1. Conoce tu capacidad para ahorrar: separa al menos, el 10% de tus ingresos mensuales para destinarlos al ahorro. Si crees que no puedes lograrlo, debes intentar reducir tus gastos hormiga como la compra de cafés, cigarrillos o salidas con tus amigos. Además, te recomendamos hacer un presupuesto en el cual destines un porcentaje al ahorro. Aunque la idea no es dejar de divertirse, si será necesario que realices algunos sacrificios.
  2. Analiza y enumera tus deudas: crea una lista con todos tus pasivos, analiza el monto y genera un plan mensual de pagos mínimos para conocer el tiempo que necesitas para liquidarlos. Organiza tus deudas de acuerdo con los intereses que te generan. Ten en cuenta que mientras más altos sean, más rápido deberás pagarlas. Hacer este esfuerzo, te ahorrará una suma de dinero considerable en el largo plazo.
  3. Liquida tus deudas más rápido: una vez tengas la lista de prioridades de tus pasivos, selecciona la deuda número uno y abona el pago mensual más el 10% que lograste ahorrar al recortar tus gastos hormiga. Repite este paso cada mes hasta que logres pagarla completamente y puedas pasar a la deuda número 2. Es importante que no descuides el pago mensual que planteaste para tus otras deudas, ya que esto retrasaría todo el proceso.
  4. Ya que tienes el hábito de ahorrar, no lo suspendas: una vez que pagues todas tus deudas, aprovecha que ya tienes el hábito del ahorro, continúa guardando el 10% de tus ingresos y transforma este sistema de pagos, en una forma de ahorro permanente.

El principal consejo para implementar este mecanismo es la disciplina, pues necesitarás ser muy estricto con tu presupuesto y controlar tus gastos. Así, gestionarás tus finanzas de una forma más llevadera, sin descuidar tus obligaciones ni tu ahorro mensual.