Ahorrar e invertir: una fórmula para tu estabilidad

28 de Noviembre de 2019

Tu bienestar y el de tu familia pueden tener mejoras significativas si desde joven eres consciente de la importancia del ahorro y la inversión, dos prácticas que requieren de disciplina, convicción y compromiso para llegar al punto en que se conviertan en una ventaja para ti, no solo a nivel financiero, sino también traducida en términos de tranquilidad y protección cuando ves que con el dinero ahorrado puedes invertir en lo que siempre te has trazado como meta.

El éxito de tu plan financiero

¿Pero, cómo comprender en qué consisten estas prácticas tan relacionadas pero tan diferentes a la vez?, sencillo, una acción es posible gracias a la realización de la otra. Es suficiente con que sepas que para tener un ahorro productivo es necesario que reserves una parte de tus ingresos, que no los gastes en su totalidad, y lo más importante: que tengas la capacidad de reunir ese dinero de forma periódica en el transcurso del tiempo. 

Ahora bien, ese hábito de reservar de tus ingresos es lo que te permitirá invertirlos exitosamente,  es decir, hacerlos crecer a largo plazo, cuando tengas que pagar una universidad o un intercambio académico, cuando debas comprar un departamento o cualquier bien inmueble, o cuando sientas que es el momento de apostar por el negocio de tus sueños. Hay riesgos, por supuesto, pero también hay grandes probabilidades de que tu rentabilidad se incremente a través de la inversión.

Razones para ahorrar e invertir

Es importante que ahorres porque así asegurarás un futuro cómodo dentro de tus recursos y necesidades, y entre otras cosas, tendrás un apoyo para épocas difíciles. Además, debes tener en cuenta que esto, sumado a la inversión en diferentes proyectos que tengas en mente, te ayudará a:

1.    Lograr metas financieras, objetivo clave en el mundo de las finanzas, en el que es primordial que desarrolles planes que puedas poner en acción.

2.    Establecer un fondo de emergencias, es crucial que aprendas a diferenciar una necesidad de un deseo, pues la idea es que uses este fondo únicamente para una emergencia verdadera, no para adquirir un nuevo producto  Recuerda: si usas tu fondo, devuelve el dinero lo más pronto que puedas.