Aprende a ser cuidadoso con tus gastos

2 de Diciembre de 2019

Las compras cumplen un papel fundamental en la sociedad actual, son una manera de sentirnos mejor, adquirir un estatus o mantener una vida social activa, sin embargo cuando somos más cuidadosos a la hora de comprar y nos tomamos el tiempo necesario para analizar las decisiones de compra, podremos obtener lo que necesitamos y lo que queremos a un menor precio. 

¿Necesidades o solo deseos?

Así la diferencia parezca simple, va más allá de pensar si deseas algo o si realmente lo necesitas. Cuando tomes la decisión de comprar algo revisa los aspectos que hacen que lo quieras y cuáles hacen que lo necesites. 

Necesitas un par de zapatos, lo primero es definir cuál estilo de zapatos necesitas y con este criterio claro; podrás desechar ese par de zapatos elegantes que se verían geniales el fin de semana y comprar los zapatos que necesitas con mayor prioridad. 

Un deseo se puede convertir fácilmente en una necesidad, pero si quieres lograr tus metas financieras será mejor que antes de salir de compras pienses seriamente en tus necesidades y deseos a corto y largo plazo. 

¿Qué opciones de compra existen? 

Si ya decidiste comprar algo, otro punto importante a revisar es cómo vas a pagarlo. Existen diferentes opciones con características particulares: 

  • Efectivo: como no pagas intereses, es la opción más barata. 
  • Tarjetas de Crédito: Puede salir más caro lo que compres porque deberás pagar intereses. 
  • Arriendo: aunque obtienes el producto inmediatamente al fin del plazo no eres dueño del producto y es probable que tengas  que pagar extra por uso y desgaste.

¿Qué lleva a comprar más? 

Presión de grupo: un error muy grande es creer que lo que tenemos representa quienes somos. Si tienes tus metas financieras claras, será más fácil ignorar la presión de grupo. 

Ofertas: asumir que está barato y que se va a terminar pronto es la combinación que te lleva a comprar cosas que no tenías planeado comprar o que no necesitabas.

Las ofertas son buenas cuando ahorras dinero, al comprar una cosa que necesitas por menos dinero, la idea es poner el dinero que te sobró en tus ahorros. 

En conclusión 

La próxima vez que sientas deseos de comprar algo, toma unos minutos para pensar sobre ese gasto y si en realidad no puedes pagarlo, entiende que es por tu bien financiero. Tú eres capaz de revisar qué es deseo y qué es necesidad en tu vida.