Ahorra en familia

2 de Diciembre de 2019

Ahorrar en familia, tomando metas grupales y compartiendo el logro al final del desafío, es un excelente  incentivo para hacerlo con éxito y lograr la meta.  

Vamos a compartir con ustedes unos sencillos consejos que los dejarán sonriendo y con ganas de ahorrar.

Todos pueden ayudar al ahorro

Sea el padre, la madre, el hijo mayor o la más chiquita, a su medida, todos deben comprometerse con el plan de ahorro familiar. Lo primero que debes hacer es comunicarles a todos este plan, ponerle un nombre atractivo en un estilo positivo y comunicarlo a la familia. Incluso, puedes pedir ideas nuevas para que la estrategia a aplicar cuente con la participación de todos. Para los hijos puede ser apagar las luces y aparatos electrónicos cuando no los usen; compartir el coche para ir al colegio o la oficina; consumir lo que hay en la despensa antes de volver a comprar, etc, etc, etc.

Define si vas a ahorrar o a no gastar

Para saber si basta con que te propongas ahorrar para hacerlo, y que no tienes necesidad de hacer recortes en la rutina familiar, te recomendamos hacer un estado de los gastos mensuales o un presupuesto bien sincero de tus gastos. Tener claridad en este punto es crucial para saber qué tanto debes recortar de los gastos, cuánto necesitas para pagar deudas vencidas y/o qué tanto pueden ahorrar al mes y no lo han hecho simplemente porque no se han impuesto esa rutina.

Propón una meta realista

De nada les servirá establecer metas demasiado exigentes si, en el papel y en la práctica, será imposible cumplirlas. Nuestro consejo es que comiencen poco a poco, se fijen 3 meses de plazo inicial, y vayan celebrando esos pequeños avances hasta que se forme el hábito.

Asigna un responsable de seguir la meta por semana

Quien lea esto quizás sea el o la jefa de familia, la misma que, seguramente, ha tomado la decisión de ahorrar o de disminuir los gastos. Sin embargo, como la idea es que el ahorro sea responsabilidad familiar, es bueno que durante un periodo determinado, uno de los miembros sea el líder del ahorro. Así, los comprometes a todos.

Relaciona el ahorro con cosas agradables

Normalmente vemos el ahorro como la privación de una compra o producto de un mal momento financiero, pero se trata de un hábito tan sano como comer manzana fresca cuando es la estación de las manzanas o tomar agua después de una larga carrera. Reúne a tu familia y transmíteles lo tranquilos que estarán cuando hayan podido pagar las deudas atrasadas o cuando hayan realizado ese sueño por el cual ahorraron por meses.

Organiza una venta de garage

Cuando la familia se reúne a ordenar con un objetivo claro – convertir esos objetos en desuso en dinero -  sin darse cuenta salen decenas de objetos vendibles. Si nunca has hecho una venta de garaje, es fácil: seleccionen lo que van a vender, pongan fecha al evento, agrupen las especies por precio e inviten a sus vecinos y amigos contándoles que están en plan de ahorro familiar. Así, la gente se sentirá mejor al comprarles sus objetos, pues estarán ayudando a su economía familiar.

De tanto en tanto, prémiense

Nada mejor que un incentivo para que las metas se cumplan sin pesares. Por eso, dependiendo del plazo de ahorro que se han impuesto como familia, dediquen un día a celebrar un logro en especial, pero no lo hagan a través del dinero si no de gestos como el minuto del abrazo del oso; un desayuno a la cama; un día libre del colegio o averiguar las decenas de actividades gratuitas que se dan en todas las ciudades, y asistir en familia.

Último consejo

Grande o pequeño, cada moneda que dejen de gastar o que redistribuyan, los ayudará al objetivo final que es llegar a fin de mes más tranquilos y felices.

Toma el ahorro como una nueva rutina, como una oportunidad de unir a la familia y también de mejorar la calidad de vida. Ahorrar es una excelente receta para vivir más livianos y concentrados.