6 ideas para ayudar a tus hijos a cumplir sus sueños

2 de Diciembre de 2019

¿Escuchas lo que te dicen tus hijos? ¿Conoces sus sueños? No importa que te digan cosas disparatadas como quiero llegar en bicicleta a la luna; o quiero cantar con una sirena en el fondo de mi piscina, un minuto de nuestro tiempo como padres puede hacer la diferencia en el destino y la autoestima de nuestros hijos. Para ayudarte a tomar la iniciativa, a continuación te damos 6 ideas bien concretas para fomentar esta sana práctica familiar.

1. Habla de tus sueños: cada día dedica al menos 10 minutos a hablar de tus sueños con un ejemplo positivo. Es decir, si eres empresario y de pequeño armabas negocios, cuéntale tus anécdotas buenas y no tan buenas. Busca qué ha quedado de tus sueños en lo que haces actualmente, ya sea por hobby o trabajo, para promover buenas conversaciones en torno a este tema. 

2. Confía en tu hijo: diga lo que diga, por muy loco que te parezca, confía en él y síguele la idea. Soñar es viajar un poco, es gratis y es también un motor de la autoestima. 

3. Recuérdale sus propios sueños: cada cierto tiempo, recuérdale alguno de sus sueños y pregunta qué ha hecho para cumplirlos. Si no ha hecho mucho, dale pequeñas tareas o ideas para que avance.

4. Arma una pizarra o panel de sueños: ya sea con un dibujo o con recortes de diarios y revistas; ya sea en papel o en tu tablet, arma un pizarrón donde tu hijo pueda escribir y visualizar sus sueños. Parece un juego, pero así es como han comenzado los mejores recuerdos y las vidas más felices.

5. Explícale cómo llegar a cumplirlos: en cada etapa de la vida, las estrategias para cumplir un sueño van cambiando: a veces se necesita el apoyo de otros, cambiar el rumbo o seguir perseverando. Por eso, lo importante es que tú estés ahí para explicarle sus opciones y motivarlo a continuar, pese a las adversidades.

6. Ayúdalo a cumplir sus sueños: es bueno escuchar pero como padre también puedes jugar un rol definitivo en que tus hijos cumplan sus más preciados sueños. Por eso, ayúdalos a cumplirlos ya sea instándolos a ahorrar en una cuenta o una alcancía o mostrándole ejemplos de otros que han cumplido sus sueños, aun cuando parecían una locura en su momento.